Cómo cultivar la albahaca en maceta


      
1 febrero 2013. Categoría: Plantas aromáticas Etiquetas: .

La albahaca es una de esas plantas aromáticas tan fáciles de cultivar que se prestan a balcones, quicios de ventana, o incluso a la cocina, si tiene bastante luz. Además resulta decorativa.

planta albahaca Cómo cultivar la albahaca en maceta


Características de la planta

  • Nombre Albahaca (Ocimum basilicum)
  • Familia: lamináceas.
  • Decripción: pequeña planta anual de 30 a 40 cm, de hojas fuertemente aromáticas.

Cuidados que necesita la albahaca

El calor es importante: la planta de la albahaca es muy friolera y el éxito de su cultivo depende únicamente de la cantidad de calor que le dé, tanto para el cultivo en maceta como para el jardín, desde la siembra y hasta que la planta muere. Pasado el verano, desaparece, esta especie no quiere ni oír hablar del frío.

Una albahaca en la cocina: Una de las ventajas de esta planta aromática es que puedes cultivarla en maceta en el interior de la casa, en la cocina, durante todo el año. Con el calor del interior del hogar será suficiente, pero habrá que colocarla frente a una ventana para proporcionarle la luz que tanto necesita. De esta forma puedes sembrarla en cualquier momento del año.

Una albahaca para el quicio de la ventana: si la cultivamos en maceta y la ubicamos en el quicio de la ventana, la planta se mantendrá todo el verano. En este caso habrá que sembrarla en el interior en enero-febrero, contando que la sacaremos al exterior en el mes de mayo.

Una albahaca para el balcón o la terraza: puedes cultivar en maceta o en jardinera las albahacas para el balcón o terraza. Una buena idea es plantar distintas variedades de albahaca en la misma jardinera, combinando por ejemplo “Gran Vert”, el más clásico, “Citron” por su toque alimonado y una albahaca púrpur, como “Purple Ruffles”, para romper la monotonía de la jardinera, y de algunos platos que luego podrás cocinar


con ellas.

Pasos para el cultivo de la albahaca en maceta

La albahaca es por naturaleza una de las mejores plantas aromáticas para cultivar en maceta. El cultivo en maceta nos da la posibilidad de crear un surtido variado, o una colección de albahacas. Existen muchas, con sabor a limón, a canela, con hojas pequeñas o de limbo gigante, verdes o o púrpura casi negro. Además de resultar una planta decorativa, huele bien y !repele los mosquitos!

El mantillo: Se acomoda a todo tipo de suelos, pero prefiere un suelo mullido y poco permeable ya que la acumulación de agua le resulta nefasta. Debe ser rica en humus y mantenerse fresca, pero sin exceso, permanentemente. En cualquier caso deberás colocar una capa de drenaje en el fondo de la maceta y evacuar el exceso de agua del platillo, si no, la albahaca se ennegrecerá y se pudrirá rápidamente.

La siembra se hace cuando llega el calor, en marzo o abril, en el interior de la casa, en un invernadero o cubierta, pero siempre a una temperatura de 15ºC como mínimo. Siembra las semillas en la superficie del mantillo, y recúbrelas con na capa fina de mantillo tamizado, o de turba. Las semillas deben recubrirse para protegerlas de la luz. Presiona ligeramente sobre toda la superficie y riega con la ayuda de un vaporizador.

El espigado de la siembra, después del brote de las plantas depende casi por completo del calor. Si siembras en maceta, piensa en colocar una campana de plástico que cubra la maceta, pero recuerda airearlas cada día para suprimir la condensación y el el exceso de humedad. En 10 días, la  siembra espiga con gran regularidad gracias a la presiembra.

Del espigado resultante haremos dos o tres aclareos sucesivos para conservar finalmente las plantas espaciándolas a no más de 5 cm. Este cultivo denso deberá podarse para poner en marcha el bosquecillo de albahaca.

Coloca las macetas en una zona soleada y gíralas 90º cada semana para que las plantas sean equilibradas y tengan muchas hojas en todas partes. Al final de temporada, mete inmediatamente la albahaca en casa es una planta anual, por lo que resulta inútil trasplantarla al jardín.

La poda: en general la poda de mantenimiento se reduce a cosechas regulares. Así que tendrás que ir podando las plantas para mantenerlas pobladas. La poda regular supone un desarrollo ráido de jóvenes brotes tiernos, frescamente perfumados,  muy coloridos y deliciosos.

Conservación de la albahaca

La albahaca debe consumirse fresca. Seca se conserva muy mal y pierde todo el aroma. Congelada, aún menos. La unica forma sería sumergir las hojas enteras en aceite de oliva y hacer cubitos. Descongélalos a medida que los vayas necesitando.

Propiedades medicinales de la albahaca

La albahaca también es una planta medicinal, antiespasmódica, estomacal, carminativa y diurética.

 

 

 

 

 

 

Comentarios cerrados