Cómo elegir y cuidar el césped del jardín

Para la elección del tipo de césped del jardín hay que tener en cuenta que las sus características varían según la época del año, al hacer una evaluación previa, se deben considerar los siguientes factores: el color verde intenso, la textura fina,los hábitos rastreros, la resistencia al pisoteo, la rápida recuperación al corte y el crecimiento por y brotes.

cesped problemas 01 Cómo elegir y cuidar el césped del jardín



Césped según la estación

Las especies de césped de primavera-verano: necesitan del calor para desarrollarse y por sus condiciones de vigor y durabilidad, suelen ser las mejores bases para cubrir un espacio verde. Con la aparición del frío, se tornan amarillentas como forma de “pasar el invierno” y esperando el inicio de un nuevo ciclo. Demostrando además, que no existe un tipo de pasto que se mantenga intacto los 365 días del año (cuando el clima del lugar suele cambiar de extremos).

Especies de césped

Las mezclas ideales para formar una alfombra de césped óptima, son las siguientes:

  • Primavera-Verano: la Bermuda, el Kikuyo y la Dichondra. Se siembran a mediados de primavera.
  • Otoño-invierno: el Agrostis, la Poa y el Ryegrass. Se siembran a mediados de otoño cuando no exista la posibilidad de sufrir heladas.

Estas combinaciones están pensadas  por similitud en factores como la resistencia al clima, el uso, el color, y necesidades de mantenimiento.

Antes de sembrar el césped

La aparición de hormigas (por sus hormigueros), es el principal enemigo de un césped saludable. Antes de sembrar, la posibilidad de detectar esos refugios y terminarlos con la ayuda de hormiguicidas (en polvo, líquido o en pastillas), es mucho más grande que con un campo ya crecido.

Cómo sembrar el césped

  • Regar el terreno para humedecer la tierra (sin generar barro).
  • Remover el suelo con una profundidad de entre 15 y 20 centímetros (una mayor profundidad sacaría posibilidades de surgimiento a la semilla y una menor, las dejaría demasiado expuestas)
  • Agregar los fertilizantes que quiera sumar
  • Pasar un rastrillo y granular la tierra los más posible.
  • Nivelar la superficie lo más posible, utilizando un rolo liviano.
  • Mezclar la semilla (una parte) con aserrín o arena seca (dos partes), y sembrar en dos pasadas cruzadas.
  • Cubrir la semilla con dos centímetros de tierra y rastrillar.
  • Apisonar la superficie con una tabla ancha o un rolo liviano
  • Regar ligeramente la tierra

La fertilización del césped

Los recortes constantes, el pisoteo, la acción del clima, son todos factores más que influyentes en la desnutrición del césped. La fertilización es la mejor medida para ayudar a su salud, completando la falta de los siguientes nutrientes:

  • Nitrógeno: constituye entre un 3% y un 5% del peso de la planta. La falta de nitrógeno produce clorosis (amarilleo), poca masa vegetal, baja densidad y grandes probabilidades de contraer enfermedades.
  • Fósforo: es fundamental como estimulante del crecimiento de la raíz durante la germinación.

Cortar el césped

El primer corte del césped debe realizarse recién cuando los brotes lleguen a los 10 centímetros, y se debe tener extremado cuidado con el filo de las herramientas cortantes para evitar que se lo arranque de raíz.

El tamaño del primer corte no debe superar los 6 centímetros (dejando por lo menos 4), medida que puede ir aumentando con el correr del tiempo.

El exceso de corte produce una falta de alimentación por fotosíntesis, terminal para la planta, por lo que en épocas muy calurosas, el tamaño del césped debe aumentarse (cortando menos) para proteger mejor al suelo de la humedad y a la raíz de los rayos directos del sol.

No existe una frecuencia fija de corte, todo depende del tipo de césped y del clima. la lluvia genera demoras y el crecimiento excesivo del pasto.

Consejos para cortar el césped

  • Hacer los cortes en forma cruzada, evitando las marcas y las inclinaciones.
  • No pasar la maquina cortadora muchas veces en un lugar para que el suelo no se aplaste.
  • No dejar los residuos del corte en el suelo ni las hojas muertas, para que el aire, la humedad y los nutrientes, tengan buena llegada a la tierra (especialmente en las épocas contrarias a las ideales para cada especie).

La importancia de regar el césped

La necesidad de humedecer el suelo y las raíces, es tan importante como evitar que el agua llene espacios destinados al aire. Aporte la cantidad de agua necesaria, ni más ni menos.

El agua da cuerpo y elasticidad a la planta, provocando una rápida recuperación ante cualquier agente mecánico como por ejemplo el pisoteo. La cantidad de agua necesaria, está determinada por:

  • la especie
  • el clima
  • el tipo de suelo
  • la frecuencia y altura de corte

¿Cómo saber si nuestro césped tiene falta de riego?

Cuando se pisa un césped falto de humedad se marcarán las pisadas dejando huellas, el color que adquiere y la forma en que reacciona a los cambios climáticos.
Que hacer en Otoño…

Esta época es en general, cuando las especies de verano, detienen su crecimiento y se ponen en posición de espera para “pasar el invierno”, y el momento ideal para efectuar una resiembra otoñal:

  • Recortar el césped existente desde bien abajo
  • Rastrillar y eliminar loas residuos
  • Arrojar semillas de resiembra y aprovechar para agregar fertilizantes (Fosfato Diamónico)
  • Agregar una capa de tierra (es opcional pero muy recomendable)
  • Regar fuertemente y esperar unos 15 días (son cortes) para recuperar el verde durante todo el invierno.

Si el frío afecta demasiado la capa de césped, en primavera puede realizarse una nueva resiembra.

Dejar un comentario