Cuándo y como regar las plantas

Conocer las necesidades de riego de nuestras plantas es fundamental para su mantenimiento. Para mantener las plantas en las mejores condiciones, tenemos que cuidar su frecuencia de riego. El agua es importantísima para su correcto desarrollo y para que puedan absorber del suelo los nutrientes necesarios. Pero que necesiten el agua no significa que cuanto más se riegue, mejor; al contrario.

como regar g Cuándo y como regar las plantas

Riego de plantas



La frecuencia de riego adecuada para cada planta

Dependiendo de una especie u otra, la frecuencia de riego variará. También lo hará en función de la época en la que nos encontremos. En términos generales, podríamos dividir a las plantas en tres tipos según su frecuencia e intensidad de riego:

De riego abundante

Su frecuencia de riego oscila entre las tres y seis veces al día en verano y una vez en invierno. En este grupo se incluirían las plantas que florecen, presentan capullos o flores muy grandes. Para saber cuál es la frecuencia de riego adecuada, lo mejor es tocar la parte de arriba de la tierra y comprobar que no está seca. Si no es así debemos regarlas abundantemente, sin miedo a encharcarlas. Si se libera mucha agua por los agujeros inferiores y se llena el plato donde se asienta la maceta, es recomendable vaciarlo ya que ésta puede llegar a pudrirse.

De riego moderado

Su frecuencia de riego es de, aproximadamente, dos o tres veces en semana y uno cada semana y media en el invierno. En este grupo incluiremos las plantas del grupo anterior en invierno, a menos que en la habitación haya poca humedad y haga mucho calor. Para saber cuando regarlas, lo mejor es meter el dedo un par de centímetros en la tierra. Si está seca la regaremos pero no tanto como en el caso anterior. Repetiremos la misma operación con el plato donde reposa la maceta.

De poco riego

Es suficiente con regarlas una vez al mes en invierno y una vez a la semana en verano. Una planta de este grupo sería el cactus.

Para saber si debemos regar, meteremos un palito de madera en la tierra. Si sale seco, procederemos a regar pero sólo un chorrito de agua. Tenemos que evitar que salga agua por los agujeros de drenaje.

Dejar un comentario