El arte del huerto medieval

La palabra “huerto” viene del latín hortus que significa “jardín cerrado“. En los jardines medievales había plantas cuya utilización culinaria era principalmente la cocción para hacer salsa, ragú o sopa. Las variedades de la época se recolectaban frescas, en el momento de salir de la maceta, excepto en el caso de raíces y semillas.

huerto medieval El arte del huerto medieval



Cómo crear un huerto medieval

Del arte de cultivar el hortus

Las plantas hortículas no ocupaban un lugar predominante, pues según las ideas de la época, los productos a base de carne eran superiores a los frutos, que a su vez superaban a las hojas y las raíces ocupaban el último lugar.

En el plano estético, el hortus, el huerto, estaba estructurado en parcelas cuadradas o rectangulares, bordeadas de castaños y separadas por caminos enyerbados dibujando una especie de tablero. En medio se alzaban bóvedas de rosales que formaban “casas de verdura”, una fuente o árboles frutales.

Pasos básicos para crear un huerto medieval.

  1. Basta con diseñar sobre el césped cuadros de cultivo dispuestos de forma regular.
  2. Arrancar luego el césped en el emplazamiento de los futuros cuadrados de cultivo.
  3. Instalar borduras de castaño en cada uno de los lados, enterrándolas.
  4. Añade 20 cm de tierra de la mejor calidad, y comienza a cultivar.

Incluso en un jardín pequeño es fácil crear un huerto con trazos medievales, ya que las pequeñas parcelas elevadas evitan tener que trabajar a profundidad. Sin embargo, no olvides que  el cuidado de las pequeñas parcelas debe ser minucioso; por ejemplo, las malas hierbas tienen tendencia a instalarse entre las láminas del castaño.

 

Dejar un comentario