Planta Cica o Palma de la Iglesia, Cycas Revoluta

La Cica o Palma de Iglesia (Cycas Revoluta), llamada también falsa palmera, se suele cultivar como planta de interior. Por su forma o apariencia pueden parecerse a una palmera, pero son plantas que no están emparentadas. Esta planta es originaria del sur de Japón y China. (Otros nombres: Palma de sagú, Sagú del Japón, Palmera enana).

plantas cycas revoluta Planta Cica o Palma de la Iglesia, Cycas Revoluta

Planta Cycas Revoluta



Descripción de la planta: es una planta tupida que alcanza de 60 a 90 cm de altura. Las hojas son verdes, largas, estrechas y coriáceas. Se desarrollan sobre tallos que emergen de una cepa escamosa y parda, formando una roseta que deja ver el centro de la planta. Pertenece a la familia de las cidáceas.

Ficha de jardinería de la Cica o Palma de la Iglesia (Cycas Revoluta)

  • Ubicación y temperatura: requiere mucha luz y tolera el sol directo. Aunque le gustan los sitios cálidos, puede adaptarse a temperaturas bastante bajas (12 a 14 ºC).
  • Riego: el riego debe ser moderado en verano y reducidos en invierno. Vaporiza el follaje en los períodos calurosos y secos.
  • Trasplante: Cada 2 ó 3 años, en primavera, usando un sustrato ligero y rico. Es indispensable dejar el tronco por encima del nivel del suelo; si no, podría corromperse.
  • Abono: Cada 15 días de abril a septiembre.
  • Flores: Conos masculinos amarillo y erectos.
  • Floración: Florece desde mayo hasta agosto.
  • Fruto: Drupas esféricas de color anaranjado en espesos racimos.
  • Multiplicación: Es muy difícil. El medio más empleado es la siembra de semillas, pero es una operación demasiado delicada para un aficionado.
  • Poda: Suprime las hojas amarillas durante el otoño.
  • Parásitos y enfermedades: Cochinillas, hongos y hormigas en sus raíces.

Problemas que puede presentar la Cica o Palma de la Iglesia

  • Si las hojas se ponen pardas y las puntas se secan: la causa puede ser un ambiente demasiado seco. Para solucionarlo, vaporiza el follaje con agua no calcárea en los períodos calurosos y secos.
  • Si las hojas de la base amarillean, antes de volverse pardas o de secarse: puede ser por exceso de agua en el mantillo, o por el envejecimiento de las hojas.

Dejar un comentario